Tres poemas de Vanesa Almada 

femenino / masculino (o escafandra imperfecta)

todo el cuerpo volcado hacia un costado del círculo

arrastrado en pasos incompletos 

 / casi incinerado en manchas de humedad consumidas

o en sarpullidos de juventud viciada /


pocas veces se nos puede mojar una imagen mientras buceamos

a expensas de nuestro género y número

a expensas del agua que pueda acumulársenos

entre los ruidos que menos nos dialogan /

entre nosotros

y el que nos ata las muñecas y la piedra en el cuello


la gota que devolvió el vaso



Hay un candado roto abajo del mar. 

Tiene la llave puesta, porque pretende

– como todos nosotros- disimular su imperfección.


Tengo aire en el pelo y,

más acá del absurdo y del olor a muerte, 

hablan los pensamientos.


El cielo camina despacio, 

como arrastrándose en puntas de pie para no despertarme, 

y así sorprenderme en la búsqueda,

y en la elección del trascendental 

instante fétido.



Una familia de pequeños esciénidos se acomoda 

debajo de las algas vecinas. 

¿Será para dormir?

¿O acaso las percas marinas no duermen 

                                              ni existen?



Los pulmones zumban


En la orilla, unas primas segundas lloran, 

y el equipo de rescate pretende

con sus naranjas chillones de trajes de baño 

calmar a la chusma y esconder,

en la parte de atrás de las columnas podridas del muelle,

los gritos de los pájaros y los aplausos para los niños perdidos.


Alguien se ahoga

y esa voz que me canta canciones de la infancia 

se acerca un poco.


Está diciendo que me quede,

que el cordón de la vereda tiene arena seca para no resbalarse, y que ella prefiere leer la aventura en folletín,

de ser posible desde el cerro más alto 

para puntuar lo que esté 

mal redactado.



Ella- como alguien dijo una vez- es mi otro yo, pero no es yo misma. Es ella misma.

Me conoce- creo- desde que fui engendro, y lleva 

en la sangre

otra mixtura grasienta 

que es mi propia sangre.


Dos brazos (de los que sólo el sexo opuesto puede dotarse) 

me chupan hasta el borde

y me empujan.


El cielo- ahora puedo verlo de frente- ha vuelto a su lugar.


Ya no me ahogo

pero sigo teniendo aire en el pelo, 

un candado roto en la mano

y agua de sal 

en todos los ojos.


el trabajo y los días


empieza la tormenta y ahora sé

que sos la única lluvia capaz de adivinarnos


todavía corren monstruos por las venas de esta selva;

me pregunto cuántas pesadillas más

vas a alcanzar a resolverme.



Vanesa Almada Noguerón nace en la ciudad de La Plata (Buenos Aires, Argentina), en 1980. Tiene estudios en Letras y en Gestión Cultural.  Su labor literaria ha recibido diversos reconocimientos, entre los cuales se cuentan el Premio Poesía de las Américas (2008),  Premio Municipal de Cultura CMC (2012), Premio Latin American Intercultural Alliance (2013) . Parte de su trabajo se encuentra disponible en las revistas de creación literaria Desnuca2, La Avispa, SEA Digital (Arg.), Pangea (Ciudad de Salamanca), Ergo (Universitat de València) y El Humo (Querétaro, México).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.